Tenerife

Cambio de isla y de provincia! Unas 50 millas nos separan de Sta. Cruz en una travesía, que a pesar de ser bastante motorizada, resulta ser agradable en comparación con las últimas que habíamos tenido hasta ahora, aunque como veis, ha sido más relajada para algunos…

En las últimas fotos, las de la proa, se puede distinguir la silueta del Teide que nos espera impasible y con su cumbre aún cubierta por la nieve caída hace apenas un mes.

Nuestros compañeros de viaje han sido, cómo no, más delfines! Inseparables compañeros de viaje en esta aventura por la Macaronesia…

Entrando ya al puerto de Sta. Cruz nos recibe la silueta de la ciudad en la que destaca un bello jardín botánico y un auditorio construido por Calatrava…aguantará en pie durante toda nuestra estancia? 😉 y, oh, otra “belleza” portuaria sin igual… J está emocionadísimo, jeje

El puerto es mucho menor que el de Las Palmas y tiene la gran ventaja de estar prácticamente en el centro de la ciudad, siempre es de agradecer no tener que atravesar enorme avenidas de tráfico para llegar al centro de las ciudad.
Aquí nos volvemos a encontrar con Jack, el armador de un Rasmus (pero no Hallberg Rassy como el nuestro sino Nad, construido en Inglaterra), sólo que el suyo es sloop, un sólo mástil, y el nuestro es quetche, 2 mástiles, y con el que ya coincidimos en Gran Tarajal, Fuerteventura.
Siempre se siente curiosidad por ver barcos ajenos, comparas con el tuyo, sacas ideas, pero aún llama más la atención encontrarte con un barco como el tuyo! Él es alemán y hace ya muchos años que tiene este barco, ha navegado mucho por la zona del mar del Norte y nos explica que está muy contento con su barco por la seguridad que le ofrece, dice que tuvo un percance hace años, cruzando el Canal de la Mancha, que hizo que se abriera un boquete en su casco y aún así pudo arreglárselas para llegar sano y salvo a puerto. Otro motivos más para sentirnos orgullosos y tranquilos con el Rasmus!

Una vez instalados nos disponemos a pasear por la ciudad. Destacan en Sta. Cruz sus grandes y frondosos parques, y el centro histórico con bonitos monumentos, pero en general no es una ciudad espectacular arquitectónicamente hablando. Nos llama la atención su enorme biblioteca abierta 24h situado en el amplio y moderno TEA (Tenerife Espacio de las Artes). Muy cerquita se haya el mercado de la Recova, un edificio bastante singular de dos pisos con un patio en su interior, con variedad de puestos  y con olores que por un momento nos transportan a Marruecos…

Aprovechamos siempre que podemos y que nos enteramos, las actividades culturales que se ofrecen y más cuando son gratuitas! Esta vez tenemos la oportunidad de asistir al concierto del Macaronesian Jazz Quartet dentro del Festival de Jazz y Fotografía que ofrecía el Museo de la Naturaleza y el Hombre.
Fue allí donde oímos por vez primera el nombre ‘Macaronesia’, que da nombre a las islas de la zona: Canarias, Madeira, Salvajes, Cabo Verde y Azores, todas originadas por el mismo fenómeno orográfico.

Toca hacer turismo por la isla y el primer sitio que visitamos es La Laguna. Para ello cogemos un tranvía y en el corto trayecto que separa estas dos ciudades, que en realidad parecen ser una la prolongación de la otra, ya que todo el camino está repleto de viviendas, conocemos a una chica que nos explica algo sobre la Laguna, como que era la antigua capital de la isla, y nos da indicaciones de qué podemos visitar.

 

 

La Laguna es bonita, es un placer pasear por el centro entre casas de estilo colonial con amplias entradas y coloridas fachadas. Su bliblioteca se nos presentó como un pequeño oasis en el que descansar después de tanto paseo.
DSCN2230

Algo que nos llamó la atención fue el cambio de temperatura entre una ciudad y otra, La Laguna es bastante más fresquita. Ya nos estamos acostumbrando a estas diferencias de clima que nos estamos encontrando en estas islas, pero hasta ahora no nos había impactado tanto como aquí, en Tenerife. El viento, las nubes y cumbres de alrededor cubiertas de niebla no nos abandonan y H se ve obligada, ay pobrecita, a comprarse unos calcetines 😉
Unos días más tarde, cuando decicimos alguilar un coche, comprobamos como esta diferencia no sólo existe entre La Laguna y Sta. Cruz; nos impresiona la zona de Anaga, muy cerquita de estas dos ciudades, en la zona Noreste de la isla y siempre cubierto de nubes, espectacular! De repente te encuentras en un bosque de hadas! Tan verde y tan húmedo que por un momento dudamos si hemos hecho un viaje en el espacio-tiempo para encontrarnos en Galicia, Asturias…


Es salir de Sta. Cruz rumbo norte y el cielo se vuelve gris, más tarde nos enteramos que esta zona siempre está así y lo más curioso de todo es que justo aquí se haya uno de los aeropuertos de isla. Se dice que la ubicación de este aeropuerto fue causa de un error: el arquitecto encargado de hacer el estudio sobre la ubicación idónea del mismo dijo que cualquier zona de la isla era buena excepto el lugar donde actualmente se ubica dicho aeropuerto, y así lo marcó en el mapa. El error vino después, a la hora de interpretar la marca en el mapa, quien sabe si por prisas, por desidia o por el típico estilo español,la cuestión es que vieron una X y dijeron, voilà! aquí hemos de construirlo!

Y por fin nos dirigimos al Teide, eligiendo uno de los días que parece no estar muy nublado.

DSCN2248

Todavía hay nieve y en el centro de interpretación nos informan de que algunas de las rutas para hacer a pie están cortadas por esa razón. Este centro de interpretación está bastante mejor que los que hemos visto en Lanzarote, parece también de la época de los 70-80 pero está mucho mejor cuidado que los vistos hasta ahora y la información que ofrece es más completa y ordenada.
Las amables chicas que atienden allí nos informan de las opciones que tenemos para subir a la cima, teníamos que haber reservado antes!!! Así que esta vez nos conformaremos con las vistas de tan majetuoso pico desde abajo, guardándonos la cima para nuestra próxima visita a la isla.


Seguimos dando un paseo en coche por la zona de la cañadas del Teide y J se emociona cada vez que pasamos por algún punto desde el que se distingue la Gomera haciéndome parar el coche cada vez! La verdad es que hace bien, porque es bonita la imagen de nuestro próximo destino que parece flotar sobre el océano y que casi siempre aparece coronada por una nube.

Paramos en un lugar que parece bueno para hacer una mini excusión caminando, con vistas a la otra cara del Teide, pero finalmente tenemos que desistir ya que el viento casi nos lleva volando!!!


Otra de las zonas de las islas que nos impresionan es los gigantes, en el suroeste, enorme acantilados de formación volcánica con largas y altas formas geométricas, una dimensión sobrehumana!

Pasan los días y seguimos recorriendo la isla. Nos vamos al norte, que parece que allí hará solecito y además aprovecharemos para ir a comer a un lugar recomendado por uno de los marineros de Gran Canaria, en un pueblo llamado la Matanza de Alentejo. Para ir abriendo apetito recorremos la zona y nos dejamos impresionar por el bonito perfil que se dibuja en esta parte de Tenerife.


Finalmente no encontramos el sitio indicado por Fernando, el marinero de Gran Canaria, pero a cambio descubrimos “La cocina de Ana y Eva”, también en la Matanza de Alentejo. Un lugar muy auténtico con un patio casero en el que cocinan a la brasa carnes, pescados y buenos platos caseros típicos canarios. Aquí probamos el escaldón, una especie de gachas hechas con gofio y tocineta, papas arrugás, que no pueden faltar nunca de acompañamiento de las caballas y el bacalao que después de mucho dudar finalmente elegimos. Rematamos con postres contundentes, como casi todos los de aquí, el quesillo, un flan con abundantes huevos, muy denso y delicioso y un frangollo, una pasta de maiz muy dulce y muy densa, parecía cemento por la textura pero estaba muy rica.

Acabamos la tarde en el Puerto de la Cruz, otro de los sitios emblemáticos en lo referente al turismo de la isla. No sabría decir si este pueblo recibe más turismo que la capital, si no, estoy convencida de que están bastante igualados en número.

DSCN2359

Como indica su nombre aquí hay un puerto, pero sólo apto para pequeñas embarcaciones debido a su tamaño, además, no parece muy resguardado y en días de mala mar como el de hoy debe ser difícil hacer una entrada digna en él.

DSCN2353Qué ven mis ojos! El barón de Munchausen!!!


En el pueblo encontramos unas piscinas articiales a pie de mar, todo muy turístico, demasiado para nuestro gusto.


Y así pasan los días entre fogones e inmersiones de cowboy…

J consigue arreglar la sonda, que estaba llena de caracolillo y no hacía bien las lecturas de profundidad, algo muy importante cuando navegas y más aún en el fondeo, y de paso echa un vistazo a la hélice, mmmm…dentro de poco tendremos que hacer una limpieza de casco!

 

Un comentario en “Tenerife”

  1. No tenía ni idea de lo del aeropuerto!! Menuda historia! Será cierta?? (luego lo investigo, jejeje…).
    Impresionante el Teide, me encantó toda esa zona.
    Besotes!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s