Y dejamos Lanzarote…

El parte nos anima a dejar Papagayo ya que se acercan dos días de mal tiempo y posibles lluvias, así que finalmente nos despedimos de Lanzarote. El día amanece gris, poco ventoso y el mar no acompaña demasiado y nos espera una travesía de 40 millas con bastante motor si queremos llegar con luz a Gran Tarajal.

DSCN2001
Lejos ya de la isla de Lobos, en la punta norte de Fuerteventura, sacamos a pasear a la pobre rapala que llevaba recluida demasiados días…a los pocos minutos el chivato de la caña comienza a sonar! Por un momento pensamos que se ha soltado porque parece no ofrecer mucha resistencia conforme vamos recogiendo sedal, pero no, ahí está la sombra de nuestra captura…parece blanquecina, que será esta vez?

DSCN2004

Inmediatamente vemos que es otro túnido…qué colores tan intensos, qué azul, plata, blanco…es otro bonito! Y nunca mejor dicho, qué colores, qué azules!

DSCN2005

DSCN2007

Por suerte es más pequeño que el último, del que aún nos quedan unos lomitos escabechados.
Con la satisfacción del trabajo bien hecho, esta vez su sacrificio ha sido rápido y limpio, seguimos nuestro rumbo con unas orejas de burro de manual, olé mi capitán!

DSCN2009

La Punta de la Entallada asomaba por el través de estribor. Las velas bien abiertas, en “orejas de burro”,  el oleaje predominante entrando por la altea de babor, una velocidad de crucero de unos 6 nudos, navegación plácida y tranquila. Que más puede pedir un marino? Más de repente, dejando ya la Punta de la Entallada por la aleta, el barco empezó a comportarse de manera distinta. Parecía como si algo le empujara por la proa, frenando su avance en súbitos frenazos. El mar empezaba a hervir, ya no se distinguían claramente las olas que llegaban por la popa y enfrente nuestro las cabritas, esa inconfundible espuma que siempre pone en alerta a todo marino que se precie, cubrían todo el mar a nuestra proa.

Rápidamente, anticipándonos a lo evidente, J recogió la vela mayor y enrolló un poco la Génova y en el mismo instante en el que adujaba el cabo del enrollador, dando por finalizada la maniobra, una fuerte racha de viento encabritó el Rasmusaurus provocando una dura escora mientras el viento aullaba en la jarcia. Que hubiera sucedido de no recoger disminuir trapo a tiempo? La situación parecía controlada, pero por prudencia enrollamos un poco más de Génova para disminuir la escora y avanzar de forma más cómoda.

A nuestra izquierda, por el través de estribor, asomaba un profundo barranco por el que se encañonaba el viento que hasta ahora había apantallado la isla. Es un fenómeno conocido y bastante frecuente. Sucede siempre que navegas con tierra a barlovento y nunca hay que confiarse con el abrigo que proporciona la tierra, ya que al aparecer un valle o ladera suave, el viento aflora con más bravura y sin aviso alguno y puede llegar a poner en aprietos a la tripulación más experimentada. Conviene por ello, navegar muy atento a los cambios en el aspecto del mar, sobretodo al doblar un cabo o una punta.

Dejando ya el barranco por la popa el viento encalmó como por arte de magia y no quedó otra que poner el motor para avanzar las próximas millas y recalar ya en puerto.

 

DSCN2017

Al atracar nos ayuda una joven pareja con niños con los que coincidimos en la Graciosa. También llegan al poco rato unos franceses que tuvimos de vecinos en la Marina Lanzarote, en Arrecife, y que también hicieron noche en las calas de punta Papagayo como nosotros.
A J y a mí nos recuerda a nuestras experiencias de la GR-11 o al Camino de Santiago, en los que vas coincidiendo con gente con la que apenas cruzas palabras hasta que pasan unos días y el acercamiento va dejando atrás la timidez inicial.
Estos últimos franceses nos cuentan que llevan viniendo a las islas desde hace 4 años, serán una fabulosa fuente de información.
Febrero va agotando sus días mientras nosotros descubrimos una nueva isla, Fuerteventura, la más antigua y alargada del archipiélago y con un paisaje que se adivina más monótono y árido que su vecina Lanzarote.

De momento, esta noche J muestra su amor al “pescaíto” mientras hacemos planes para los próximos días en la isla.

IMG_20160226_202207

 

Un comentario en “Y dejamos Lanzarote…”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s